martes, 31 de marzo de 2015

La Feligresía de la Ciencia XIII - Disonancia Científica

En los artículos anteriores de esta serie he analizado una serie de casos de adeptos a la doctrina seudo-escéptica que muestran la mayoría de las características principales de dicha doctrina y sus adherentes.

En esta ocasión el caso a analizar tiene una particularidad que lo hace especial, como se verá a continuación.


I - El Artículo

En este artículo, el autor del blog Emisión en el Vientre de una Ballena aborda desde su punto de vista uno de los "peligros" que más "preocupa" a la mayoría de los adeptos al seudo-escepticismo: el avance de los enemigos de las farmacéuticas, normalmente etiquetados con alguna fórmula peyorativa, en este caso "superstición educativa y médica".


II - La Doctrina de Siempre

Como es usual en los adeptos a la doctrina seudo-escéptica, el autor usa el manual seudo-escéptico a la letra. Por ejemplo:
  
"Desgraciadamente los defensores a ultranza de lo "alternativo" caen frecuentemente en un error de razonamiento dicotómico para justificar sus opciones; opciones que, de otro modo, dificilmente tienen justificación."

No bien ha empezado a tratar el tema, el autor ya tiene la sentencia lista: el único valor de las opciones a la medicina oficial se lo confiere un error de razonamiento.

A continuación tiende una de las trampas estándar del seudo-escepticismo:

"Este error dicotómico consiste, tratámdose de las medicinas alternativas, en reducir toda la complejidad a dos únicas opciones contrapuestas y excluyentes una de la otra, "o bien estás a favor de las medicinas alternativas, o bien estás a favor de las corruptas farmacéuticas"."

Actualmente, la noción de la corrupción de las farmacéuticas está tan clara en la mente de la mayoría que los seudo-escépticos no intentan luchar contra ella, sino que la usan para ganar la apariencia de objetividad mientras atacan con todo a los enemigos de esas mismas farmacéuticas. Más tarde se puede hacer un control de daños adecuado:

"El ataque, en ocasiones justificado, en ocasiones no, a las farmacéuticas, se ha desbordado a un ataque integral a la ciencia como práctica, lo cual es, a todas  luces, demencial."

Sólo para dar contexto a la idea de un ataque injustificado a las farmacéuticas y de que éstas representen medicina científica, se puede recordar un dato citado en este artículo:

"Un nuevo estudio llevado a cabo por el Instituto de Medicina Basada en Evidencia en Alemania halló que el 94% de la información contenida en literatura promocional enviada a médicos por compañías farmacéuticas tiene absolutamente ninguna base en hechos científicos. Virtualmente toda la información en los folletos promocionales ha sido distorsionada o exagerada, reveló el estudio.

El siguiente paso es acudir a la herramienta fundamental: comparar el objetivo con algo ridículo.

"El ex doctor Tullio Simoncini afirma que el bicarbonato de sodio cura el cáncer, según él, una enfermedad infecciosa producida por el hongo Cándida Albicans. Este ex doctor, su licencia fue retirada en 2003, y en 2006 fue condenado por un juez italiano por homicidio culposo y estafa, jamás ha ofrecido prueba alguna de sus afirmaciones."

Como hemos visto muchas veces, esta comparación a algo ridículo, una forma de la llamada Falacia del Hombre de Paja, predispone emocionalmente al público y abarata la argumentación necesaria de modo que esté al alcance del embaucador seudo-escéptico promedio.

Nótese que el término "embaucador" no es descalificación gratuita:

"Se hacen tantas diluciones que en el principio activo no queda ni un átomo de la supuesta sustancia curativa, pero por un principio mágico creado por Hahnemann, la llamada ?memoria del agua?, en el agua quedan las propiedades sanadoras."

Los seudo-escépticos no están para educar, sino para alejar al público de los enemigos de sus patronos, por lo que la exactitud de sus panfletos no tiene la menor importancia. Así, se puede encontrar en su propaganda cualquier clase de barbaridad, por ejemplo las calumnias de Martín Bonfil a alguien ya fallecidola historia inventada de Pérez de Celis, la historia basada en ocurrencias del traductor del documento NCAHF ( citadas en este artículo ), o en este caso la afirmación de que fué Hahnemann quien creó la hipótesis de la memoria del agua.

Como se puede leer en este artículo de Steven Novella, líder seudo-escéptico y miembro del Consejo Ejecutivo de CSI, la organización seudo-escéptica origen:

"La noción de la memoria del agua fué propuesta primero por el homeópata francés Jacques Benveniste en 1988"

Olvidemos que el propio Novella miente y calumnia llamando homeópata a Benveniste para desacreditarlo y evitar que sus lectores aprendan que era un científico de primera línea y potencial candidato al Nobel ( según se explica en este artículo ). Lo llamativo es que los seudo-escépticos como el autor del texto analizado son incapaces de fundamentarse adecuadamente incluso en las fuentes que deberían tener por confiables e incluso cuando pretenden ilustrar sobre el tema.

Como ejemplo final, podemos observar la siguiente afirmación del artículo analizado:

"- En EEUU, según datos del Centro para el Control de Enfermedades, la campaña contra la triple vírica -vacuna que protege frente al sarampión, las paperas y la rubéola- comenzando el 3 de junio de 2007 y, desde entonces hasta el 2 de mayo de 2008, esas tres patologías evitables han causado en Estados Unidos 163 muertes y 19.049 casos no mortales."

La hipocresía de la "preocupación" seudo-escéptica se puede dimensionar al compararla con el dato citado en este artículo:

"Reportando en el  Journal of the American Medical Association, Dr. Lucien Leape de la Escuela de Harvard de Salud Publica, ha calculado que "180,000 personas mueren en EEUU cada año parcialmente como resultado de daño iatrogénico...En otro asunto, Journal of the American Medical Association apunta que el daño por tratamiento médico convierte en enana la mortalidad por accidente automovilístico anual de 45,000 y tiene más muertes que todos los demás accidentes combinados"

Por supuesto nunca vemos seudo-escépticos preocupadísimos por las vidas perdidas debido a daño iatrogénico, o sea muertes causadas por los tratamientos médicos.


III - La Nota Discordante.

Hasta aquí esto podría ser sólo uno más de los casos de seudo-escépticos que propagan la religión sin saber de lo que hablan. Pero este caso es diferente:

El mismo autor escribió este artículo donde hace un diagnóstico de Mauricio-José Schwarz, insigne representante de la peor patología seudo-escéptica:

"El comportamiento de Schwarz nada tuvo que ver con el de un pensador crítico, al contrario, fue un comportamiento fanático, grosero, de una persona que no quiere admitir que vive en un medio plagado de propaganda y que esta propaganda inevitablemente nos influye; en definitiva, fue el comportamiento de un necio, no de un referente de intelectualidad."

Pero el artículo no para en una crítica personal, sino que expresa una cantidad de conceptos que van en escandalosa contradicción con sus ideas expresadas en el artículo arriba analizado. Por ejemplo, dice

"Hay muchos fenómenos que no pueden ser tratados como ciencias formales o naturales y deben ser tratados con la perspectiva de las ciencias sociales: la psicología, la propaganda y el sistema económico capitalista, la historia, etc; no pueden ser entendidos desde tal prespectiva reduccionista de causas y efectos simples, como si se tratase de un sistema mecánico. El mundo es mucho más complejo y hay fenómenos que existen, aunque sea harto complicado comprobarlo con el método reduccionista."

después de, como se citó arriba, considerar que hay un ataque generalizado a la ciencia y tratar de no ver que es a ese cientificismo manipulado por el poder económico al que se ataca y no a la verdadera ciencia.

También afirma:

"Ya de primeras la manera de exponer impide ningún tipo de profundidad sobre el tema" 

aunque él mismo use el modelo seudo-escéptico de tergiversaciones revueltas con simples mentiras para hablar de la homeopatía.

Al analizar los dichos de Schwarz, el autor afirma:

"Aquí cae descaradamente en la falacia del hombre de paja. Escoger los argumentos más tontorrones para fácilmente refutarlos."

a pesar de que él mismo usa esa falacia para combatir la homeopatía, como se mostró en la sección anterior.

Finalmente, en el colmo de la ironía, el autor dice:

"Aquí el amigo Schwarz recurre directamente a la mentira."

aunque él mismo invente que Hahnemann propuso la hipótesis de la memoria del agua.


IV - La disonancia seudo-escéptica

Tras hacer este contraste, se puede observar lo siguiente:

El autor entiende que el cientificismo es un fraude y que la ciencia no es el fin de la historia mientras defiende la versión mas deformada y corrupta de la cultura dominante, cometiendo los mismos groseros errores de ese a quien señala con dedo de fuego.

Y surge la pregunta inevitable:

¿Es este caso el despertar de una conciencia o la prueba de que la doctrina seudo-escéptica es tan perniciosa que incluso afecta a las personas con capacidad de reconocer ( en otros ) sus vicios fundamentales?

Sólo el autor puede responderlo.


Conclusión

La tesis que he manejado siempre se vuelve a comprobar:

La escuela seudo-escéptica es terriblemente perniciosa y su efecto es muy difícil de superar, incluso teniendo la capacidad y las herramientas para hacerlo, como es el caso del autor de los artículos contrastados.


Referencias

Antecedente: El Placebo Incógnito
Continuación: Matemáticas Anticientíficas

12 comentarios:

  1. Muy buen análisis, al autor del blog (emisióndeunaballena) le dejé algunos comentarios sobre la homeopatía pero sospecho que jamás los ha leído. La actitud es un típico no veo, no escucho y no oigo de gente como Schwarz y los que no lo tragan. Siempre es ese supuesto peligro de la homeopatía, o lo que "puede" provocar, es un discurso muy semejante al que se aprecia acá (t= 2:31)

    https://www.youtube.com/watch?v=EIwN9MTnE8w

    Es provocar el miedo, la sospecha, francamente no les falta casi nada de la misma gente que critican, porque de alguna rocambolesca manera aplican los mismos elementos discursivos:

    https://homeopatiayseudoescepticismo.wordpress.com/2014/12/08/luis-carlos-campos-el-charlatan/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también le dejé un comentario contrastando los dos artículos y dándole la oportunidad de dar su respuesta, pero no apareció publicado, menos hubo respuesta.

      Quizá la explicación de la disyuntiva es sólo que en este caso, la magnitud del doble rasero supera la del principio de autoridad y no hay contradicción alguna: el seudo-escepticismo sigue siendo el agujero negro de la razón.

      Eliminar
  2. Interesante articulo...

    Es irónico ver como el habla de como los "defensores a ultranza de lo 'alternativo' " reducen todo a dos opciones mutuamente excluyentes (falacia del falso dilema)

    Esto se puede aceptar, puesto que mucha gente que cree de manera irracional en la medicina alternativa, de hecho hacen la falacia del falso dilema. Luis Carlos Campos es un ejemplo claro.

    Sin embargo, los pseudoescépticos también tienden a caer en esto, pero en otra manera (Ej: "O crees en la medicina basada en evidencia, o crees en charlatanerias pseudocientificas)

    Empiezo a pensar que la "medicina basada en evidencia" es un eufemismo para "medicina farmacéutica".

    ¿Consideraran los pseudoescépticos que la herbolaria (a nivel general) es "basada en evidencia", o "alternativa"? (Esto puesto que a pesar de que la herbolaria casi promete lo mismo que muchas medicinas alternativas, se reconoce universalmente que la herbolaria es la base de la farmacéutica)

    ¿Existirá otra medicina "basada en evidencia" que no sea la farmacéutica?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PD: ¿Ya vieron la ultima revista de "National Geographic"?

      http://imgs.zinio.com/dag/500752921/2015/416332123/cover.jpg?width=370

      Me recuerda a los pseudoescepticos que creen que cualquier cosa que salga de sus estándares, no importa que sea una duda para mejorar una hipótesis existente, se vuelve automáticamente un "Ataque contra la ciencia"

      Eliminar
    2. "Empiezo a pensar que la "medicina basada en evidencia" es un eufemismo para "medicina farmacéutica"."

      Todos los movimientos de ultraderecha tratan de apropiarse de las palabras para usurpar los significantes. En este caso, si ellos son los basados en evidencia, los otros serán los basados en lo contrario.

      Ya que es muy fácil demostrar que la posición seudo-escèptica contra la anécdota es pura hipocresía, es muy facil juntar docenas de casos donde se puede ver que la "medicina basada en evidencia" es principalmente puro fraude

      Eliminar
    3. En mi opinión la Medicina Basada en la Evidencia no es lo mismo que la medicina farmacéutica. La MBE se compone básicamente una piramide de "evidencias" con distintas jerarquías, la más alta corresponde a los meta análisis y revisiones sistemáticas, y la más baja a las opiniones de expertos o series de casos. Según esto el mayor nivel de evidencia corresponde a la primera categoría y por ende la que demostraría causalidad.
      La industria farmacéutica le interesa saltarse las regulaciones por un lado, por otro, aunque parece contradictorio, impone las guías de calidad basadas en el test de significancia estadística y la calidad según donde el tamaño de la muestra siempre debe ser mayor para obtener siempre un resultado significativo. Esto por supuesto se ha criticado en otros ámbitos de la misma medicina.
      La historia de los seudoescépticos es aún peor: Lo que estos sujetos hacen es apropiarse del discurso de la MBE pero tomando en cuenta solo la parte superior de la pirámide cuando atacan la homeopatía (y otros sistemas curativos o no), eso se llama tiranía de la evidencia porque reduce el acto médico a un mero basarse en la mejor evidencia disponible pero descartando la pericia del médico y otros estudios de otros niveles de la jerarquía. Por eso muchos seudoescépticos cuando les presentan estudios observacionales o series de casos marchan a contracorriente contra lo que la misma MBE teóricamente no debería ser, tal como lo advirtió David Sackett uno de los gurues de la MBE, quién decía que ésta no es un recetario sino una orientación. En el siguiente artículo doy una definición de la Medicina Basada en el Seudoescepticismo:

      https://homeopatiayseudoescepticismo.wordpress.com/2013/10/05/doctorqantico-ii-evidencia-basada-en-el-seudoescepticismo-ebs-parte-i/

      Eliminar
    4. Se me olvido mencionar, pero mas vale tarde que nunca: No creo que la evolución sea un mito, mi postura sobre la relación vacunas-autismo esta aquí: http://mariosonic7878.blogspot.mx/2015/04/pseudoescepticismo-ii-sobre-la-red.html

      Aparte, sobre lo del viaje falso a la luna, no creo en eso, hay que tener cuidado con las teorías de la conspiración, generalmente se afirman cosas que no se pueden probar, hay excepciones, teorías que son perfectamente lógicas como una nueva corriente de la teoría de la muerte de Paul McCartney de los Beatles (Paul is Dead, o PID), que a diferencia de los PIDers originales, que solo escuchaban el disco al revés e interpretaban las portadas de los discos, esta nueva corriente se basa en evidencia científica, (Como el reporte de dos forenses italianos, o el análisis espectroscópico de Henry Truby, entre otras cosas que a pesar de no ser tan científicas, lo admito, le dan peso a dicha hipótesis), lagunas y mentiras enormes en la historia beatle (¡Algunas solo pueden ser explicadas si metemos al PID en la historia!), en fin, es demasiado interesante dicha hipótesis.

      Eliminar
  3. LOS ESCÉPTICOS VERDADEROS O ESCÉPTICOS DE MENTE ABIERTA

    Preguntan sobre todo y desechan la fe, incluso la de queridas instituciones establecidas.

    Hacen preguntas para tratar de entender las cosas nuevas y están dispuestos a aprender acerca de ellas.

    Se aplican un examen crítico e investigan todas las partes, incluida la propia.

    Retienen el juicio y no saltan hacia conclusiones precipitadas.

    Buscan la verdad y consideran que es el objetivo más alto.

    Piensa en términos de posibilidades y no en la preservación de vistas fijas.

    De manera justa y objetiva sopesan la evidencia en todos los lados.

    Reconocen pruebas válidas convincentes en vez de ignorarlas o negarlas.

    Poseen un sólido y agudo sentido común y de razón.

    Son capaces de adaptar sus paradigmas a las nuevas pruebas y actualizar sus hipótesis para ajustarlas a los datos.

    Cuando todas las explicaciones convencionales de un fenómeno se hayan descartado, son capaces de aceptar las paranormales.

    Aceptan que hay misterios y se deleitan en tratar de entenderlos.

    Ven a la ciencia como una herramienta y una metodología, no como una religión o una autoridad a ser obedecida.

    Entienden la diferencia entre el proceso científico y la comunidad científica.

    Reconocen que la comunidad científica está sujeta a la política, la corrupción, el control, la censura y la represión, como todas las instituciones humanas – y por lo tanto debe ser examinada críticamente y analizada, en lugar de tomarla a modo de fe, especialmente a la luz de evidencia contraria a sus pretensiones.
    Admitirán que están equivocados cuando la evidencia lo requiera.

    PSEUDOESCÉPTICOS O ESCÉPTICOS DE MENTE CERRADA
    No cuestionan nada de lo establecido por las instituciones no religiosas, pero tiene todo lo que define a la fe y exigen que los demás hagan lo mismo.

    No hacen preguntas para tratar de entender las cosas nuevas, pero las juzgan por si se ajustan a la ortodoxia.

    Se aplican el “pensamiento crítico”, sólo para lo que se opone a la ortodoxia o al materialismo, pero nunca al status quo en sí.

    Sentencian rápidamente algo como falso y echan por tierra lo que contradice su paradigma.

    No están interesados en la verdad, las pruebas o los hechos, sólo en la defensa de sus puntos de vista.

    No pueden pensar en términos de posibilidades, pero ven sus paradigmas como algo fijo y constante.

    Están dispuestos a mentir y a engañar para desacreditar a sus oponentes.

    Rechazan y niegan automáticamente todos los datos que contradicen al materialismo y a la ortodoxia.

    Critican velozmente para sacar conclusiones sobre lo que saben poco o nada.

    Se burlan y ridiculizan lo que se opone en lugar de utilizar un análisis objetivo y el examen.

    Cuando se enfrentan a pruebas o hechos que no pueden refutar, utilizan la semántica, juegos de palabras y la negación para tratar de ocultar el problema.

    Son incapaces de adaptar sus paradigmas a las nuevas pruebas, y niegan los datos que no caben en ellos.

    Cuando todas las explicaciones convencionales de un fenómeno inexplicable se han descartado, todavía no son capaces de aceptar las paranormales.

    No les gusta el misterio y la incertidumbre, e insisten en que todos los fenómenos desconocidos deben tener una explicación mundana.

    Ven la comunidad científica como una autoridad religiosa que siguen con fe y nunca ponen en duda o es cuestionada. No entiende la diferencia entre el proceso científico / metodología y la institución del establishment científico.

    Suponen que la comunidad científica es objetiva e imparcial y libre de la política, la corrupción, el control, la censura y la represión por ninguna otra razón que la fe ciega en la autoridad.

    Nunca admiten lo que están mal, no importa lo que sea, a pesar de la evidencia.

    ResponderEliminar
  4. LOS ESCÉPTICOS VERDADEROS O ESCÉPTICOS DE MENTE ABIERTA

    Preguntan sobre todo y desechan la fe, incluso la de queridas instituciones establecidas.

    Hacen preguntas para tratar de entender las cosas nuevas y están dispuestos a aprender acerca de ellas.

    Se aplican un examen crítico e investigan todas las partes, incluida la propia.

    Retienen el juicio y no saltan hacia conclusiones precipitadas.

    Buscan la verdad y consideran que es el objetivo más alto.

    Piensa en términos de posibilidades y no en la preservación de vistas fijas.

    De manera justa y objetiva sopesan la evidencia en todos los lados.

    Reconocen pruebas válidas convincentes en vez de ignorarlas o negarlas.

    Poseen un sólido y agudo sentido común y de razón.

    Son capaces de adaptar sus paradigmas a las nuevas pruebas y actualizar sus hipótesis para ajustarlas a los datos.

    Cuando todas las explicaciones convencionales de un fenómeno se hayan descartado, son capaces de aceptar las paranormales.

    Aceptan que hay misterios y se deleitan en tratar de entenderlos.

    Ven a la ciencia como una herramienta y una metodología, no como una religión o una autoridad a ser obedecida.

    Entienden la diferencia entre el proceso científico y la comunidad científica.

    Reconocen que la comunidad científica está sujeta a la política, la corrupción, el control, la censura y la represión, como todas las instituciones humanas – y por lo tanto debe ser examinada críticamente y analizada, en lugar de tomarla a modo de fe, especialmente a la luz de evidencia contraria a sus pretensiones.
    Admitirán que están equivocados cuando la evidencia lo requiera.

    PSEUDOESCÉPTICOS O ESCÉPTICOS DE MENTE CERRADA
    No cuestionan nada de lo establecido por las instituciones no religiosas, pero tiene todo lo que define a la fe y exigen que los demás hagan lo mismo.

    No hacen preguntas para tratar de entender las cosas nuevas, pero las juzgan por si se ajustan a la ortodoxia.

    Se aplican el “pensamiento crítico”, sólo para lo que se opone a la ortodoxia o al materialismo, pero nunca al status quo en sí.

    Sentencian rápidamente algo como falso y echan por tierra lo que contradice su paradigma.

    No están interesados en la verdad, las pruebas o los hechos, sólo en la defensa de sus puntos de vista.

    No pueden pensar en términos de posibilidades, pero ven sus paradigmas como algo fijo y constante.

    Están dispuestos a mentir y a engañar para desacreditar a sus oponentes.

    Rechazan y niegan automáticamente todos los datos que contradicen al materialismo y a la ortodoxia.

    Critican velozmente para sacar conclusiones sobre lo que saben poco o nada.

    Se burlan y ridiculizan lo que se opone en lugar de utilizar un análisis objetivo y el examen.

    Cuando se enfrentan a pruebas o hechos que no pueden refutar, utilizan la semántica, juegos de palabras y la negación para tratar de ocultar el problema.

    Son incapaces de adaptar sus paradigmas a las nuevas pruebas, y niegan los datos que no caben en ellos.

    Cuando todas las explicaciones convencionales de un fenómeno inexplicable se han descartado, todavía no son capaces de aceptar las paranormales.

    No les gusta el misterio y la incertidumbre, e insisten en que todos los fenómenos desconocidos deben tener una explicación mundana.

    Ven la comunidad científica como una autoridad religiosa que siguen con fe y nunca ponen en duda o es cuestionada. No entiende la diferencia entre el proceso científico / metodología y la institución del establishment científico.

    Suponen que la comunidad científica es objetiva e imparcial y libre de la política, la corrupción, el control, la censura y la represión por ninguna otra razón que la fe ciega en la autoridad.

    Nunca admiten lo que están mal, no importa lo que sea, a pesar de la evidencia.

    ResponderEliminar
  5. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA PERO DE CUAL ESTAN FUMANDO ESTOS MAGUFOS JAJAJAJAJA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No eres MJS, ¿por qué lo suplantas? ¿es que el verdadero "el nocturno" no tiene los nervios suficientes para defenderse solo?

      Al pareces eres una copia del seudo escéptico "experto militar".

      Eliminar
    2. Quién sabe si este cyberporro sea voluntario o lo mandaron pero es claro que Schwarz tiene pánico de venir a este blog. Sólo recordemos su respuesta cuando fué cuestionado sobre él ( citada en este artículo ):

      "Nada nuevo. Se pretende "defender" a la homeopatía mediante rollo, argumentos y el intento por desprestigiar a quienes transmiten al público la visión de los investigadores científicos, algo que se conoce como 'matar al mensajero'."

      Alguien que dice que las investigaciones arbitradas que se citan en este blog son sólo calumnia, no va a dar la cara y defender sus posiciones con argumentos.

      Eliminar