jueves, 24 de mayo de 2012

La Utopía de Cartón I - Algunos Casos

El 21 de mayo de 2012, Enrique Ganem hablaba de la realidad de la ciencia:

"...la ciencia es una anarquía. Es la anarquía perfecta. Es la utopía perfecta, o lo más cercano a una utopía perfecta que hay."

Luego, el 23 de mayo, continuó definiendo la ciencia:

"Me molesta mucho cuando escucho este tipo de cosas, por que si hay un ambiente que es tolerante, es la ciencia. Ni el arte es tan tolerante. En el mundo del arte, lo normal es la intolerancia. La forma en que Picasso trataba a algunos de los artistas jóvenes que luego fueron muy brillantes, es un ejemplo. Y no es el único caso. No puedo dejar de pensar lo que pasó con Beethoven y con Rossini. Beethoven ya viejo, un super maestro de la música, se reúne con Rossini el joven, autor de óperas italianas, y Beethoven le dice "sabes qué, chamaco, dedícate a otra cosa, 'mano, escribe otro tipo de música. Uds. los italianos no tienen el carácter necesario para hacer óperas"...El mundo de la ciencia no es así. El mundo de la ciencia sabe instintivamente, el colectivo sabe que la verdad es algo, que La Verdad con mayúsculas es algo que todavía nadie ha podido agarrar, más que por momentitos y en ambientes muy específicos...Sabemos que no tenemos la razón siempre, que la estamos buscando activamente, que queremos conocer la verdad, y que para eso generamos un método público de discusión en el que todas las ideas que estén bien presentadas deben de ser analizadas. Todas. Por honestidad intelectual y por protección profesional. Porque si yo ridiculizo a ese cuate por decir que la Tierra gira alrededor del Sol y luego resulta que la Tierra gira alrededor del Sol, quedo en vergüenza por siglos. Ya pasó una vez"

Enrique  Ganem es muy aficionado a hacer apología de "la ciencia" ( en realidad siempre se refiere al Establishment Científico ), como ya he citado en varios artículos de este blog. En repetidas ocasiones habla a sus escuchas sobre lo maravillosa, imparcial, rigurosa, desinteresada y objetiva que es "la ciencia", definiendo "ciencia" como ese colectivo al que se refiere en la cita anterior.

A continuación se analiza lo dicho por Enrique Ganem.


I - La Evidencia Anecdótica

Aunque la ortodoxia del Establishment Científico ( de la que Enrique Ganem es miembro numerario ) establece muy claramente que una anécdota no prueba nada, Enrique Ganem utiliza sendas historias de dos artistas conocidos por su fuerte carácter para "probar" que son los artistas los díscolos y abonar a la tesis de que "la ciencia" es una utopía donde la filosofía fundamental campea por sus fueros.

Ahora que la evidencia anecdótica está "autorizada" ( cuando menos para esta discusión particular ), podemos hablar de algunas historias al respecto y tratar de entender qué tan ciertas son las afirmaciones de Enrique Ganem sobre el ambiente científico y su búsqueda de la verdad a priori.


II - La Mente Abierta de los Detractores del Átomo

Narra el astrónomo y escritor David Darling:

"Algunas personas estaban irritadas por la teoría de Boltzmann porque ésta simplemente asumía de entrada, sin intento de prueba, que los átomos y moléculas existían. Uno de sus mayores críticos era Wilhelm Ostwald, el padre de la química física ( y ganador del Premio Nobel en 1909 ), quien quería liberar a la física de la noción de átomos y basarla puramente en energía - una magnitud que pudiera ser observada. Como otros positivistas lógicos ( gente que acepta sólo lo que puede ser observado directamente y que descarta la especulación ), Ostwald tercamente se rehusó a creer en algo que no pudiera ver o medir. ( Boltzmann eventualmente se suicidó por la depresión acarreada por tales ataques persistentes a sus puntos de vista )"

Entonces, "el colectivo de la ciencia" es tan objetivo en su búsqueda de la verdad, que un científico de mucho peso ( que luego ganaría el Premio Nobel ) orilló a un científico brillantísimo al suicidio debido a sus ataques a una teoria que resultó ser 100% correcta.

¿Dónde está eso de que "si yo ridiculizo a ese cuate por decir que la Tierra gira alrededor del Sol y luego resulta que la Tierra gira alrededor del Sol, quedo en vergüenza por siglos. Ya pasó una vez."?


III - El Objetivo Planck

Continúa la narración de Darling:

"Para Max Planck, la segunda ley y el concepto de entropía tenían una atracción irresistible - la perspectiva de una verdad última desde la que todos los demás aspectos del mundo externo pudieran ser comprendidos. Esas ideas formaron el asunto de disertación doctoral en Munich y formaron el núcleo de casi todo su trabajo hasta 1905.
...
Planck no era un positivista lógico...Y aún así él  también rechazó la versión estadística de Boltzmann de la termodinámica porque ésta arrojaba dudas en la verdad absoluta de su [ de Planck ] adorada Segunda Ley. Fué este rechazo, basado más en un argumento físico que filosófico, que lo llevó a cuestionar la realidad de los átomos. De hecho, tan tempranamente como 1882, Planck decidió que el modelo atómico de la materia no se llevaba con la ley de entropía. "Habrá una lucha entre esas dos hipótesis que tomará la vida de una" predijo. Y estaba bastante seguro de saber cuál iba a perder: "A pesar del gran éxito de la teoría atomista en el pasado, tendremos finalmente que desecharla y decidir en favor de la aceptación de la materia continua".

Como se vé, Planck no estaba dispuesto a aceptar  una teoría que iba contra su dogma personal, no importa cuánto trabajo exitoso, fundamentación matemática o evidencia hubiera atrás.

Hay que tomar en cuenta que Planck no es un oscuro científico secundario, sino uno de los modelos fundamentales de Enrique Ganem, quien continuamente lo menciona y hasta le atribuye actos de sapiencia superlativa ( como se ve aquí y aquí )

¿Dónde está eso de que "todas las ideas que estén bien presentadas deben de ser analizadas."?


IV -  La Curva Al Gusto

Como ya se explicó en el punto V del análisis del documento NCAHF, uno de los fundamentos de la toxicología, la curva dosis - respuesta, está definida a partir de consideraciones económicas, ideológicas y políticas, y no a partir de ciencia.

"Un detallado re-examen de este punto ciego histórico en toxicología revela una complicada red de factores interactuantes que condujo a la desaparición de hipótesis hormética: antes que nada la preocupación primera por los efectos de altas dosis, diseños limitados de los estudios y dificultades para establecer las típicamente modestas respuestas horméticas, especialmente en el marco de diseños débiles en los estudios. 

Este campo también presenció amargas rivalidades entre la medicina tradicional y la homeopática, esta última considerando a la hormesis- o sea la Ley Arndt-Schulz-como una característica explicativa central. Esto resultó en una ausencia de liderazgo intelectual por aquellos que sustentaban una perspectiva "hormética" y falta de fondos gubernamentales para el concepto de hormesis durante los años formativos del desarrollo toxicológico de los 1930s en adelante"

Y entonces resulta que ochenta años de desarrollo farmacológico están colgados de la brocha porque los investigadores y sus financiadores aborrecían la homeopatía y era ( y es ) más importante combatirla que ser rigurosos en la ciencia.

¿Dónde está eso de que "que queremos conocer la verdad, y que para eso generamos un método público de discusión"?


V - El Gran Inquisidor

Robert L. Park es un muy conocido físico, profesor emérito de la Universidad de Maryland y especialmente popular entre la comunidad seudo-escéptica por su libro Voodoo Science, donde ataca a muchas de las cabezas de turco del Establishment Científico.

De acuerdo a la tesis de Enrique Ganem, alguien que fué Director de Información Pública de la oficina en Washington de la Sociedad Americana de Física ( APS por sus siglas en inglés ) debería ser algo cercano al epítome de seriedad y responsabilidad científicas.

Eugene Mallove, antiguo profesor de periodismo científico en el MIT y la Universidad de Boston, habla de Park y su libro:

"Más a menudo, él obtiene sus conclusiones de teoría fundamental que es supuestamente sacrosanta. Allí reside la falla fundamental de Park y tantos de sus colegas en el establishment de la física. Han abandonado la pequeña curiosidad sobre experimentos científicos que pudieron haber tenido al principio de sus carreras científicas: atacan datos de experimentos que a primera ojeada parecen estar en conflicto con la teoría, sobre la que han concluido una de dos cosas: 1) No es posible que la teoría necesite modificación fundamental, que permitiera la ocurrencia del fenómeno o 2) Es inconcebible que la teoría existente pueda ser aplicada para permitir el fenómeno.
...
Park afirma, "Cuando mejor información está disponible, los libros de texto de la ciencia son re-escritos con apenas una mirada atrás"
...
En Voodoo, Park desdeña la fusión fría en la primera mención, refiriéndose a ella como "la desacreditada afirmación de 'fusión fría' hecha varios años antes por Stanley Pons y Martin Fleishmann". Él dice que una "banda menguante de creyentes" continúan reuniéndose cada año "en algún pretencioso hostal internacional" en un intento de "resucitar" la fusión fría. Él pregunta, "¿Porqué esta pandillita cree tan fervientemente en algo que el resto de la comunidad científica rechazó como fantasía hace años?"
 ...
Él se queja de que no hubo resultados con helio-4 aportados por Fleischmann y Pons en junio de 1989, ergo, la fusion fría es un fraude. Desde al menos 1991, Park ha sido informado por colegas científicos de APS, como el Dr. Scott Chubb, sobre detección de helio-4 en cátodos y corrientes de gas de los experimentos de fusión fría. Esos experimentos independientes han sido publicados en EEUU y Japón en revistas arbitradas. No hay duda de que Park sabe esto."


Esta cita ( apenas un extracto de todo lo que Mallove narra en su artículo ) reune prácticamente todas las negaciones de lo dicho por Enrique Ganem:

1 - Negación de la más somera objetividad.
2 - Negación del enfoque científico de perseguir la verdad.
3 - Pontificación hipócrita de una realidad falsa ( eso de los libros de texto ).
4 - Ataque faccioso como mayor muestra de tolerancia.
5 - Mentira directa para engañar al público desprevenido y/o ingenuo.

Y cuando se recuerda que ( como lo sugiere Mallove ) no se trata de un individuo aislado sino un miembro de una camarilla que gobierna la APS, la tesis de Enrique Ganem empieza a parecer realmente escandalosa.


VI - El Santo Oficio de la Ciencia

Como ya narré en este artículo, John Maddox, el editor en jefe de Nature, una de las revistas más prestigiadas del mundo científico, se auto ungió como árbitro de la verdad y la ciencia en un caso específico que, como él mismo admite, va en contra de sus más caros dogmas. Y tras dos años de retrasar la publicación de un trabajo que cumplía con los requisitos necesarios, negoció la publicación del artículo con el envío de un equipo de "investigadores independientes" a observar repeticiones de los experimentos.

Gran sorpresa se llevó el científico "supervisado", Jacques Benveniste, y el resto del mundo científico cuando los "científicos independientes" resultaron el propio Maddox, un químico dedicado a detectar fraudes y Randall James Hamilton Zwinge, alias El Genial Randi.

El grado de seriedad de Maddox ( después nombrado caballero británico ) se puede apreciar en su informe de la supervisión:

1 - Confunde basófilos con linfocitos.
2 - Se equivoca en cálculos de concentraciones y diluciones.
3 - Tergiversa la validez de un experimento observado.
4 - Acepta hipótesis sin verificarlas.
5 - Justifica los errores de sus colaboradores.
6 - Se auto aprueba en contra de lo argumentado por otros.

Pero esta no es la única "hazaña" de Maddox.

Continúa la entrada de Maddox en la Wikipedia:

"Cuando el libro Una Nueva Ciencia de la Vida por el biólogo británico Rupert Sheldrake fué publicado en 1981, proponiendo la teoría de  resonancia mórfica en lugar de DNA como la base para formas y comportamientos en la naturaleza, Maddox lo denunció fieramente en un editorial titulado "Un libro para la quema?". Maddox amplió su comentario sobre la teoría de Sheldrake en un documental de la BBC en 1994 : "Estaba tan ofendido por él, que dije que aunque está mal que los libros deban ser quemados, en la práctica, si quemar libros estuviera permitido, este libro sería un candidato(...) creo que es peligroso que nuestras sociedades liberales permitan que la gente circule tales sinsentidos. Es innecesario introducir magia en la explicación desde (sic) fenomenología física y biológica cuando de hecho es completamente probable que la continuación de la investigación tal como se practica actualmente llenará los huecos sobre los que Sheldrake llama la atención. Verá ud., la de Sheldrake no es una teoría científica. Sheldrake está proponiendo magia en lugar de ciencia, y ello puede ser condenado en exactamente el lenguaje que los papas usaron para condenar a Galileo, y por la misma razón: esto es herejía"

Maddox está tan fuera de sí en el tolerantísimo y racional mundo de "la ciencia" de Enrique Ganem, que no duda en validar los métodos de los papas católicos cuando hay que destruir cosas que no deben andar sueltas por ahí.

Sabiendo que Nature es La Revista Científica para Enrique Ganem ( en atención al número de citas y referencias que él le dedica ), es irónico que sea su editor el que valide mi tratamiento de Religión de la Ciencia y ponga el clavo más grande en el ataúd de su edén científico.

¿Dónde quedó eso de "el mundo de la ciencia no es intolerante"?


VII - El Inofensivo Metanol

El mismo Enrique Ganem tiene un papel de primera línea en este recuento, con declaraciones como:

"Tampoco el aspartame, que se llegó a decir una bola de necedades con respecto a esta sustancia, no es cierto, no son peligrosas."

Recordemos que en este punto se explica la composición del aspartame:

"La fenilalanina constituye cerca del 50 % de la molécula de aspartame, el ácido aspártico el 40 % y el metil alcohol (metanol) el 10%"

Y más abajo en el mismo artículo se explica:

"El metanol se descompone en ácido fórmico y formaldehído en el cuerpo. El formaldehído es una neurotoxina mortal. Una evaluación del metanol por parte de EPA establece que el metanol "es considerado un veneno acumulativo debido al bajo índice de excreción ya que es absorbido. En el cuerpo, el metanol es oxidado hacia formaldehído y ácido fórmico; ambos metabolitos son tóxicos". Ellos recomiendan un límite de consumo de 7.8 mg/día. Un litro de bebida endulzada con aspartame contiene alrededor de 56 mg de metanol. Usuarios intensos de productos que contienen aspartame consumen tanto como 250 mg de metanol diariamente o 32 veces el límite EPA"

Entonces y según Enrique Ganem, decir que el metanol es peligroso, es una necedad.

Aunque todo mundo sepa ( correctamente ) que el metanol es un veneno sin más discusión.

Aunque la EPA ( agencia de la que Enrique Ganem se expresa elogiosamente ) clasifique al metanol con un gran peligro.

¿Dónde quedó eso de "por honestidad intelectual y por protección profesional"?


Conclusión

El querer pintar a "la ciencia" ( en realidad el Establishment Científico ) como una utopía donde la imparcialidad reina, no soporta el más ligero de los análisis.

Una cosa es decir que La Ciencia ( los principios filosóficos tras el método científico ) son el mejor objetivo, y otra muy diferente decir que tal marco filosófico predomina y es una condición reinante en forma casi absoluta en el entorno científico.

Igual que con el alcoholismo, la negación de la realidad es un impedimento para la cura de los problemas del ámbito científico. Nada se gana con presentar a la ciencia práctica como algo que no es.


Referencias

Continuación: La Utopía de Cartón II

4 comentarios:

  1. Me llama la atención que hay todavía un gran debate en torno al aspecto legal. Y que mejor que traer a coalición a Fernando Frías, que pontifica en su discurso las anécdotas (solo las suyas son validas como la de Penelope Dingle, que es la mas sonada). Frías basa su discurso en gran parte en influencia de Stephen Barret (Quackwatch). Interesante es leer, entonces el reporte Boolen:

    http://www.bolenreport.com/feature_articles/Doctor%27s-Data-v-Barrett/protective%20order3.htm

    ResponderEliminar
  2. Respecto a tu entrada, quiero hacer énfasis en la homeopatía: Benveniste siendo un brillante científico en la inmunología y bioquímica, sufre una especie de "martirio" similar al de Boltzmann. Algunos quizá objeten mi opinión en que no hay comparación entre la "ridícula memoria del agua" como sus críticos lo suelen llamar. Sin embargo es sorprende ver que diferentes científicos en prácticamente todo el mundo están comprobando las propiedades del agua. Sería interesante mencionar a Louis Demangeat, Vittorio Elia, Guadalupe Ruiz Vega, Martin Chaplin, Rustum Roy, Luc Montaigner, Brian Joshepson, Stephan Baumaungauter, Iza Both, Kuda Bursh K, Bernard Poitevin, David Anick, Madeleine Ennis, Paolo Bellavitte, M. Whiteford... científicos de diferentes áreas.


    No puedo entender como es que los seudoescépticos son capaces aún de negar las evidencias asumiendo que "no hay evidencias suficientes" que han convertido en falacia y signo de identificación de forma injustificada con lo "racional, pensamiento crítico, ciencia escéptica y lógico".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gran diferencia es que Benveniste logró ver el resultado de Ennis et al. y sentirse satisfecho de que se le había hecho justicia, al menos conceptual y limitadamente. Boltzmann murió ( que yo sepa ) en la total desesperanza y sin conocer el artículo de Einstein sobre el movimiento browniano.

      Pero sí, se puede equiparar muy bien el caso. Igual que muchos otros.

      A ese respecto, me gusta traer a colación la novela de Asimov "Los Propios Dioses", cuyo título es un segmento de una frase mucho más descriptica y definitiva:

      "Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano"

      El hidrógeno y la estupidez son universales. Y a juzgar por el seudo-escepticismo, ya sólo falta demostrar que tiene efectos gravitatorios y quizá no haga falta buscar materia oscura.

      Eliminar
    2. Hay una característica fundamental del seudo-escepticismo que probablemente sea muy cercana a su naturaleza fundamental:

      Un grado significativo de analfabetismo funcional.

      Se observa en prácticamente todos los seudo-escépticos, que apoyan cosas que no pueden fundamentar, afirman cosas que los documentos referidos no dicen, tergiversan los argumentos porque los entendieron alrevés, participan en discusiones escritas actuando como si fueran orales, y toda una serie de actitudes relacionadas.

      Incluso un divulgador profesional como Bonfil se sorprende de que la discusión sea tratada apenas con el nivel normal del caso:

      "Al menos, sí tengo que reconocer tu inmenso interés y dedicación: no conozco a nadie que haya leído tantos de mis escritos con tanto cuidado"

      lo que prueba justamente lo común del fenómeno, si es que la enorme cantidad de casos atestiguados era insuficiente.

      Ante tales deficiencias cognoscitivas, no es de extrañar que esta gente caiga en cultos como el seudo-escepticismo, de la misma forma que seguramente otro tanto cae en la dianética o cualquiera otra de las verdaderas charlatanerías, ni que luego lo defiendan entre espumarajos y tarascadas, o su equivalente electrónico.

      Eliminar