jueves, 11 de octubre de 2012

La Utopía de Cartón II - La Cientifiquísima Ciencia

El 28 de septiembre de 2012, Enrique Ganem hablaba del ejemplo de la ciencia:

"Para aprender a tener espíritu crítico es necesario como en todo, tener buenos ejemplos. Nosotros de jóvenes aprendemos a discutir viendo discutir a nuestros mayores: a nuestros profesores, a nuestros padres. ¿Sabe quién puede dar un ejemplo PERFECTO de cómo funciona el espíritu crítico de manera constructiva? El mundo de la ciencia. Si en la educación de los jovenes se pudiera incluir no nada más el hecho de la ciencia, el que se aprendan los nombres de los distintos tipos de aves que existen, el tipo de cosas que enseñan en las malas clases de biología. Si en lugar de eso, se pudiera enseñarle a los jovenes cómo fué el proceso de descubrimiento de nuestro entendimiento del mundo moderno, cómo através de la discusión, la crítica, la experimentación, la presentación pública de resultados, el examen público de esas ideas, es que llegamos a construir el mundo moderno, los jóvenes van a aprender a hacer eso. Y si dentro de 10 o 20 años, las nuevas generaciones empiezan a discutir sus problemas así, el mundo va a cambiar para bien. Esa es una de las esperanzas quijotescas de Ángeles y un servidor, el que la ciencia puede servir como ejemplo de como aprender a discutir de manera creativa. Si la gente puede tomar ese ejemplo de la ciencia, entonces la ciencia podría ofrecerle un beneficio todavía mayor que el que ya le ofrece ahora...Cada centavo que existe en el planeta viene de la ciencia...Pero ese beneficio podría ser pequeño en comparación al otro beneficio que podríamos extraer de la ciencia: si pudiéramos aprender a discutir de manera fría, inteligente, intelectual y bien intencionada con la que muchas veces discuten los cientificos"

A continuación se analiza lo dicho por Enrique Ganem.


I - La enseñanza crea escuela

Dice Enrique Ganem que

"Para aprender a tener espiritu critico es necesario como en todo, tener buenos ejemplos. Nosotros de jovenes aprendemos a discutir viendo discutir a nuestros mayores: a nuestros profesores, a nuestros padres. ¡Sabe quien puede dar un ejemplo PERFECTO de como funciona el espiritu critico de manera constructiva: el mundo de la ciencia."

Desde luego tiene razón. Es necesaria una escuela para todo. Los que van adelante enseñan el camino a los que vienen atrás. En el caso de la ciencia, el ejemplo lo dan, más que los científicos, los divulgadores que hablan al público en general y con sus ideas y argumentaciones, impactan directamente en el público y los jóvenes. Por lo cual, la pregunta más pertinente es:

¿Qué enseñan los científicos y divulgadores ( especialmente el divulgador ponente ) con su ejemplo?


II - El ejemplo propio

"DarkPaladinX: Estimado , aprecio tu intento de dialogar con intolerantes e ignorantes, por favor no te desgastes. Buena tarde."
Ganem: Tienes toda la razón!."   Referencia

Como se puede verificar en el artículo apuntado, la "intolerancia" a la que se refiere el adulador al que Ganem da toda la razón, es cuestionarlo sobre uno de sus dichos más categóricos y concretos, a saber su declaración de que los que denuncian la peligrosidad del metanol en el aspartame son necios.

En muchos lugares de este blog se da cuenta de la "adecuación" de la verdad a agendas políticas/económicas/ideológicas, sugiriendo que la matanza de indígenas en América es puro cuento, o diciendo que una conocida planta medicinal no sirve aunque existan estudios clínicos serios que digan lo contrario, o usando argumentos emocionales para sustituir a evidencias científicas sólidas, especialmente en el ataque de los enemigos del Establishment Científico y la defensa de las poderosas industrias a las que él defiende.


III - Los otros ejemplos

Por todo este blog existen las evidencias de que el ejemplo real y práctico del Establishment Científico no es el que Enrique Ganem publicita, como se puede fácilmente comprobar en el artículo anterior de esta serie y en este análisis.

También se puede incluir como evidencia la serie de artículos sobre Randall James Hamilton Zwinge alias El Genial Randi, al que la mayoría del Establishment Científico ( incluído el propio Ganem ) rinde pleitesía por su papel como golpeador contra sus enemigos.

Entonces, es muy claro que el Establishment Científico es todo menos racional, inteligente y bien intencionado.

En este artículo se muestra nuevamente que el discurso de otro conocido divulgador no coincide con su propia práctica, especifícamente en las áreas donde según Enrique Ganem está el mejor ejemplo que todos deberíamos aprender.


IV - Lo que aprendieron los alumnos

Dice Enrique Ganem que

"Si en lugar de eso, se pudiera enseñarle a los jovenes cómo fué el proceso de descubrimiento de nuestro entendimiento del mundo moderno, cómo através de la discusión, la crítica, la experimentación, la presentación pública de resultados, el examen público de esas ideas, es que llegamos a construir el mundo moderno, los jóvenes van a aprender a hacer eso. Y si dentro de 10 o 20 años, las nuevas generaciones empiezan a discutir sus problemas así, el mundo va a cambiar para bien."

Hay muchos ejemplos de que "los jóvenes" no están aprendiendo lo que Enrique Ganem dice que se aprende en la escuela de pensamiento que él mismo suscribe y propaga:

- En este artículo se analiza uno de los documentos producidos por la ortodoxia científica que el mismo Ganem aprueba ( por ejemplo aquí ) y que está compuesto por calumnias, tergiversaciones, dobleces y casi cuanta suerte de mentira pueda imaginarse, todo en aras de "la ciencia" y en contra del enemigo número uno de ésta.

- En este artículo se muestra cómo el documento analizado en la referencia anterior permea en los aficionados a la ciencia, enseñándolos a distorsionar, mentir y tapar el sol con un dedo cuando los hechos van contrarios al dogma "científico" que ellos aprendieron de memoria.

- En este artículo se muestra el caso de una de las "doctrinas" más establecidas en la mente de los seguidores del Establishment Científico, que repiten casi a la letra el dogma sin ninguna base o entendimiento de lo que hablan.

- En  este artículo se analiza un caso orwelliano: como para un adepto es impensable que "la ciencia" se contradiga a sí misma en forma ridícula, y menos si el lapso transcurrido es de unos pocos años, hay que negar todo, incluso ante la evidencia más sólida.

- En los comentarios de este artículo se ve que, de 8 defensores de Enrique Ganem, no hay uno solo que argumente su postura. La mayoría aluden al principio de autoridad, donde Ganem por ser divulgador profesional, debe tener mucha más validez que todos los estudios citados a la letra y con referencia de este blog, que los defensores probablemente ni leyeron ni quieren leer. El resto considera de mal gusto contradecir a Enrique Ganem e intentar discutir lo que dice. Los comentaristas favorables a Enrique Ganem en otros artículos siguen patrones idénticos.


V - La esperanza quijotesca

Dice Enrique Ganem

"Esa es una de las esperanzas quijotescas de Ángeles y un servidor, el que la ciencia puede servir como ejemplo de como aprender a discutir de manera creativa."

Si, como se ve en el punto anterior, los propios seguidores de Enrique Ganem no han sido capaces de aprender lo que es la ciencia y el pensamiento racional, ¿cómo se puede esperar que la gente en general mejore con esta ideología?

¿O será que lo que esos alumnos demuestran es lo que se puede aprender en realidad del Establishment Científico y no lo que Enrique Ganem pretende?

Por más que el Establishment Científico intenta que se deje de considerar a la observación directa y simple como origen de todo proceso científico, aquí podemos emplearla con facilidad: si los adeptos al Establishment Científico muestran analfabetismo funcional, incapacidad cognitiva y necesidad de la censura para "argumentar", seguramente esos son los efectos verdaderos de la educación que Enrique Ganem pondera.


VI - La letra pequeña del final

Dice Enrique Ganem:

"si pudiéramos aprender a discutir de manera fría, inteligente, intelectual y bien intencionada con la que muchas veces discuten los cientificos"

Finalmente, después de toda la apología y toda la pontificación de que el mundo de la ciencia es el salvador de la humanidad siempre que ésta quiera aprender, resulta que la manera maravillosa no es siempre sino "muchas veces".

Y no nos dice si "muchas veces" es "casi siempre" o cuando menos "la mayoría de las veces". Y entonces hay que tomar modelo de algo que "muchas veces" se comporta como modelo, aunque no sepamos qué hace las demás veces y si esas veces anulan con su mezquindad y su doble discurso a las "muchas veces".


Conclusión

Es evidente, por sus resultados, que la educación basada en las enseñanzas del Establishment Científico no es lo que Enrique Ganem pretende ni produce  racionalidad o fundamentación. Antes exactamente lo contrario.


Referencias

Antecedente: La Utopía de Cartón I
Continuación: La Utopía de Cartón III


7 comentarios:

  1. Es para mi una experiencia triste y a la vez penosa leer tu blog, y no me mal intenciones yo no pretendo atacarte en ninguno de los aspectos, solo tomare una critica constructiva hacia tu "trabajo".
    ¿tu trabajo es criticar? en realidad no, solo estas argumentando puntos de vista dados por radio, Enrique Ganem es un radio locutor que divulga ciencia, el no la hace, solo la transmite, por lo tanto se convierte en un personaje publico, el cual acarrea en si varios aspectos de la personalidad de Enrique Ganem y los lleva a El explicador, el individuo es un señor que a la fecha tiene 55 años que ha vivido la mayor parte de su vida en México, pero este señor no es para nada como la mayoría de personas que viven en México y tienen esa edad, su moral, su ética, su planteamiento social están muy por arriba del común, y si es esto posible es gracias a sus años de formación dentro del mundo científico, ya que fuera de querer establecer el dicho establecimiento científico a la fuerza, lo que El explicador hace es transmitir el sentimiento de respeto a la naturaleza y a la vida misma, utilizando nuestra capacidad intelectual para razonar que nuestra existencia misma es maravillosa, y fuera de contexto El explicador es consciente de que no todos poseen la verdad, tu puedes poseer la verdad ocasionalmente pero la diferencia radica en que tu verdad es solamente divulgada por internet y aun asi no alcanza el nivel que el explicador tiene (nivel en audiencia claro esta) ya que el señor Ganem esta al aire todos los días de lunes a viernes promoviendo ciencia en el país y gracias a internet cuenta con un alcance internacional, México no necesita críticos, el mundo ya lo critica demasiado, si no os parece la forma de dar divulgación de este hombre te invito a construir tu propio imperio radiofónico con tus propias verdades persistentes, pero no ensucies la imagen de una persona que a llevado un microfono durante 26 años y aun así no ha tomado una actitud política frente a la situación del pais, y que ademas es en extremo cuidadoso al dar opiniones personales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, ante las pruebas de que Gánem miente continuamente, ¿tu vienes a afirmar que su ética es altísima y sus intenciones maravillosas sin más argumento que tu firme creencia en ello?

      ¿Ya leíste sobre Ganem y Paxil?

      ¿Ya leíste sobre Ganem y Gardasil/Cervarix?

      Tu "recomendación" de que yo difunda "mi verdad" sin contrastarla con los dichos de los embaucadores y charlatanes para no incomodar a los seguidores de estos con verdades que no pueden soportar, ya ha sido expresada muchas veces en comentarios de tus correligionarios.

      Gracias por participar.

      Eliminar
    2. Jajajajaja, pobre Eduardo, ya lo tacharon de correligionario por opinar distinto a este pelmazo... No me sorprendería que este blog se escribiera desde algún hospital psiquiátrico...

      Eliminar
    3. "correligionario, ria

      adj. y s. Que profesa la misma religión o ideología política que otro o que pertenece al mismo partido político:
      celebró una cena con sus antiguos correligionarios."


      Quién sabe qué se imagine este pobre tipo que signifique correligionario. Lo que si es obvio es que se trata de un seudo-escéptico por que ni por la cabeza le pasó consultar el diccionario antes de venir a ventear su incapacidad para argumentar sobre el tema.

      Es realmente impresionante comprobar lo jodida que está esta gente.

      Eliminar
  2. imbécil.
    (Del lat. imbecillis).
    1. adj. Alelado, escaso de razón. U. t. c. s.
    2. adj. p. us. Flaco, débil.

    Jajaja, tienes que recurrir a la cientifiquísima RAE para construirte una versión alternativa de la realidad donde tienes la razón. Es obvio para cualquiera que me refería a que tildabas a Eduardo de seudoescéptico por disentir, pero claro, siempre son los demás los que están jodidos. Sigue disfrutando de tu pontificado de imbecilidad que te viene muy bien ese solideo de mierda que crece día con día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, entonces dices correligionario pero es obvio que quieres decir seudo-escéptico.

      Porque el que Marín diga exactamente lo mismo que tantos otros anteriores, no los vuelve a todos correligionarios, es que yo lo tildo de seudo-escéptico.

      Habría que proponerle a Bonfil un trato: si él deja de enviarme cuijes como Ribozyme, yo dejo de citarlo diciendo que Benveniste está vivo y que me reconoce que soy de los pocos que sabe leer.

      Eliminar
    2. Una aclaración, quizá innecesaria, para un lector casual:

      Esta discusión sobre el uso de "correligionario" no es una forma artificial de atacar a este anónimo cyberporro. Hay una fundamentación detrás.

      En México ( como seguramente en el resto de América Latina ) hay una amplia faja de la clase media y quizá toda la clase alta, que no se ve fundamentalmente alcanzada por los desastres económicos y sociales que sufrimos desde hace años. Esa gente, educada en el desprecio a los menos favorecidos y carente de sentimientos de solidaridad, ve como un asunto totalmente ajeno el sufrimiento y aún la muerte de los afectados por la guerra del narco.

      Para esta gente entonces, todo eso es un asunto que puede y debería meterse bajo la alfombra, para no ensuciar la imagen de un país que, en lo que a ellos respecta, no va demasiado mal ni tiene mayor ocupación que mantener la hipócrita sonrisa que ellos creen el mundo espera.

      Este enfoque se extiende a cualquier ámbito ideológico, con un corolario: los que atentan contra ese mundo de fachada son, según esta gente, verdaderos criminales por que para ellos están atentando no sólo contra su modus vivendi sino contra sus más fundamentales dogmas y su visión del mundo. Por ello es que los adeptos a esta ideología aprueban la represión de manifestantes, la desaparición forzada y cualquier medida que suprima la amenaza al statu quo que los favorece, sin importar cuánta muerte y sufrimiento cause a cualquiera que no sean ellos y sus inmediatos.

      La expresión local de esa ideología es la que propone que yo debo largar mis argumentos pero sin tocar a los iconos del Establishment: no contrastes, no desmentidos, no cualquier cosa que amenace el mundo de fachada que esta gente tiene construido para protegerse de la realidad, por que la realidad no les interesa.

      Y entonces tenemos expresiones como las de Marín, que prueban mi análisis anterior:

      "México no necesita críticos, el mundo ya lo critica demasiado"

      "si no os parece la forma de dar divulgación de este hombre te invito a construir tu propio imperio radiofónico con tus propias verdades persistentes"

      Para esta ideología, incluso algo tan absurdo como que yo deba construir mi imperio radiofónico sólo para preservar sus iconos es algo preferible a aceptar las pruebas de los disparates y mentiras de Gánem.

      Ese es el contexto que me permite hablar de los correligionarios de Marín, y que el analfabeta funcional que me discute como adolescente, no tiene en cuenta.

      Eliminar