sábado, 14 de abril de 2012

Computación II - Software Libre I

El martes 10 de abril de 2012, Enrique Ganem se puso a la tarea de explicar el software libre. Habló de Richard M. Stallman y su creación: el sistema GNU. Pero en lugar de hablar de lo que es el núcleo de GNU y la Free Sotfware Foundation, la organización creada por Stallman ( la libertad ), Enrique Ganem se dedicó a mencionar el asunto de la gratuidad del software, que no es el meollo del asunto.

Los angloparlantes tienen un problema cuando hablan de estos temas, ya que "free" significa tanto libre como gratuito. Por eso es necesario que los angloparlantes hagan distinciones del tipo "free as in beer or as in speech", que son los dos significados de "free": cerveza gratis o libertad de expresión, e incluso que usen las palabras en español para definir el sentido.

Enrique Ganem ( quizá en generosa retribución ) importa una dificultad que no existe en nuestro idioma al usar la ambigüedad de "free" y se hace un lío donde no era necesario, mencionando el libre pero pensando y explicando el gratuito.

La idea de Stallman que condujo a GNU y FSF es la libertad, no el costo.


Enrique Ganem lo menciona cuando habla de las restricciones que causan el que un programa no esté disponible para una plataforma diferente o una nueva versión de la misma plataforma, pero iniste en hablar del precio del software cuando el punto importante es la libertad del usuario. Stallman advierte que el código fuente cerrado limita y quita derechos al usuario, por lo que propone un modelo contrario: en vez del copyright, propone el copyleft, un sistema para proteger la libertad del código fuente, sus autores y sus usuarios.

Enrique Ganem apenas menciona una de las características básicas de GNU: el contenido social. Este aspecto es tan fundamental que apenas puede ser sobrevalorado: con el copyleft de Stallman, la libertad siempre se incrementa. La libertad causa siempre más libertad. Cuando usuarios y programadores contribuyen, el acervo común crece y se fortalece. Y esto no es un sueño o una utopía sino está basado en la ley vigente y una herramienta que Enrique Ganem definitivamente no menciona: la GPL.

La GNU General Public License es la implementación del copyleft: una licencia basada en el derecho de autor que regula los derechos de aquel que intenta distribuir un trabajo derivado de un software GPL y lo obliga a incluir el código fuente completo y exacto del producto derivativo. Por lo cual, es imposible destruir la obra de otros y apropiarse del bien común. Todo trabajo que aprovecha la labor de otros debe convertirse en contribución.

La GPL no prohibe el costo. La insistente repetición por parte de Enrique Ganem de  la gratuidad distrae de lo realmente importante. Un invididuo puede cobrar o no por sus contribuciones. A lo que está obligado es a hacer disponible el código fuente. Como lo aclara la propia FSF:

"Mucha gente cree que el espítiru del Proyecto GNU es qye ud. no debería cobrar por distribuir copias de software, o que debería cobrar tan poco como sea posible - solo lo suficiente para cubrir los costos. Esto es un mal entendido. En realidad, animamos a la gente que redistribuye software libre a cobrar tanto como deseen o puedan. Si esto le sorprende, continúe leyendo."

El software libre GNU es gratuito porque resulta de un esfuerzo comunitario, no porque esa sea la condición intrínsecamente necesaria del software, según la proponen Richard Stallman y la FSF.

Dado que la GPL es una licencia basada en las leyes de derecho de autor vigentes y elaborada por abogados muy capaces, es el verdadero protector de GNU y el software libre, que además ya ha sido probada en varias ocasiones en en sistema legal. Lo que Enrique Ganem dice sobre el papel y la razón de ser de la OSI ( OSS es el nombre del software, no de la organización ) como protectora del software libre sería suficiente para que Stallman no fuera tan amable con él la siguiente vez.

La OSI se creó cuando el mundo comercial tuvo que aceptar la existencia del software no comercial como entidad mayor del escenario. Entonces, la mentalidad derechista del mundo corporativo se topó con las bases éticas y comunitarias de GNU ( el más importante de los software no comerciales ) y sufrió arcadas.

Un grupo de personas, que pensaron que había que adaptar las cosas un poco para que los empresarios no se sintieran tan incómodos porque eso era más beneficioso para el software que aplicarles la pureza ideológica de Stallman, definieron esa versión light del software libre llamada Open Source Software ( que Enrique Ganem identifica erróneamente como el nombre de la organización ), lo que provocó una violenta reacción de Stallman y sus seguidores, que siempre se han deslindado del OSS y su creadora, la Open Source Initiative de Bruce Perens.

Stallman y la FSF consideran que la idea del copyleft no puede ser suavizada para conveniencia de unos porque eso perjudica a todos. Y tienen razón. Cuando uno lee algunas de las cosas que se han escrito sobre la GPL por gente que quiere usar software GPL para sus proyectos sin contribuir nada, se dá cuenta de cuánta razón tiene Stallman.

La proposición de OSI es revolver todas las licencias del software que se ofrece con código fuente, tanto las que si permiten el ataque a la libertad como BSD, como la GPL y otras, que lo rechazan.

Entonces, decir que la OSI se creó para proteger al indefenso software libre y desconocer a la GPL de paso, es un escupitajo en la cara de Stallman.


Conclusión

Hasta aquí he hablado de las confusiones fundamentales en lo dicho por Enrique Ganem. Falta hablar del aspecto colaborativo y el genial ensayo The Cathedral and the Bazaar. En una futura entrega, intentaré ir hacia adelante y describir lo que si es GNU y Linux.


Referencias

Antecedente: Promiscuidad Cibernética
Continuación: Unix y MS-DOS

5 comentarios:

  1. Sorprendente!!, pensé que los políticos era marrulleros y tendenciosos, pero GRR se lleva las palmas!!

    ResponderEliminar
  2. ¿Y quiés es 'Grr'? Creo que sus comentarios son, en general acertador, pero no me late el que sólo firme Grr. Suena a anonimato y pierde credibilidad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, gana credibilidad porque no estás atendiendo al nombre sino a lo que dice. Da igual que sea un albañil o tenga 25 doctorados, lo que importa es lo que dice y las referencias que ofrece.

      En México se confunde el anonimato con la invalidez, porque se cree que todo tiene la misma mecánica que el caso del anónimo de arriba, donde las cosas son por que yo digo y sin evidencia.

      En el caso de evidencia objetiva y con amplias referencias, donde nada es porque yo digo, el anonimato es completamente irrelevante. El Dr. Ganem y el sitio de la FSF dicen exactamente lo mismo me llame yo Crecenciano Arriaga o Albert Einstein.

      Eliminar