martes, 29 de enero de 2013

La Religión de la Ciencia IV


V - La Doctrina de la Científica Burla

Va - El precepto

Los seudo-escépticos continuamente hacen uso de la burla y la mofa como elemento de discusión, según ellos válido. Su uso no es un acontecimiento particular provocado por una decisión personal, sino un acto recomendado, a veces muy conspicuamente.

Por ejemplo, las cientifiquísimas chicas del sitio escéptica.org, aludidas en este artículo, declaran en su descripción:

"Usando como armas la inteligencia, el sentido del humor, y a veces un necesario sarcasmo, se enfrentan a temas que van desde la astrología y la astronomía, hasta los zahoríes y la zoología, sin dejarse nada de lo que pueda haber por el medio."

El ya conocido seudo-escéptico Mauricio-José Schwarz dice al final de una de sus pláticas ( citada en este artículo ):

"El pánico, el miedo, el terror, el temor nunca son inocentes. Y ante ellos sólo se puede oponer el pensamiento crítico. Ser lo suficientemente burlones cuando viene al caso, pero también recordar que pánico, el miedo, el odio y la barbarie van siempre de la mano"

Como se cita en este artículo, Enrique Ganem utiliza el mismo modelito:

"Sería tan irracional como poner en duda la redondez de la Tierra...qué evidencia puede ud. mostrar que revele que la Tierra no es redonda, qué evidencia puede ud. mostrar que no existen las moléculas y los átomos."

tergiversando el postulado de efectos en alta dilución para igualarlo a algo ridículo y entonces poder burlarse.

Es obvio que se trata de una doctrina intencional, y que la intención es el mensaje al público poco conocedor: algo que merece la burla abierta debe ser muy tonto, especialmente si lo dicen los cientifiquísimos partidarios del "pensamiento crítico".


Vb - La práctica

A la hora de la realidad, se puede observar que una enorme proporción de los seudo-escépticos apenas puede ir más allá de la burla. En los hechos, la herramienta "extra" se convierte en el único "soporte" de argumentación. Y entonces se dan casos como los de la discusión referida en este artículo, donde los que según Enrique Ganem deberían ser extraordinariamente cerebrales y analíticos responden así a argumentos serios:

"Ya, Manuel, ya veo. El problema es de interlocución. Igual que el Sunwukung decía que la “unicista” es la única homeopatía verdadera, ahora nos viene este otro Grr con sus propias alucinaciones diluidas.
Es lo que pasa por querer racionalizar cosas irrazonables."   Referencia

"Pero Grr, ¿de que vas? ¿Cómo que “mensurable”? Saca a la luz de una vez tu teoría magufa y deja de hacerte el interesante."   Referencia

"Jejejeje… o sea que hasta mandando un email homeopático “curan”· juas juas juas :lol: :lol:"   Referencia

Esta gente está tan absolutamente segura de que su credo es cierto, que no tiene interés en esperarse a ver los argumentos del contrario o tratarlos en forma seria. Todo lo que pueden entender es que alguien que acusa de mentira a la ortodoxia necesariamente debe sostener una postura risible ( incluso cuando el autor admita que la falsedad existe )


Vc - Esperanza quijotesca

Como siempre, el argumento principal tras los ejemplos citados de comportamiento seudo-escéptico es que son representativos de una realidad muy vasta, cosa que cualquier interesado puede revisar por sí mismo en los sitios seudo-escépticos.

A los adeptos se les enseña a repetir fórmulas que no pueden sustentar ( como la burlona seudo-escéptica citada aquí ), a burlarse de cualquier cosa que vaya encontra de esas fórmulas, y poco más. Y la mayoría aprende muy bien y muy rápido que eso es la ciencia, imposibilitando cualquier progreso o aprendizaje posterior y negando la verdadera esencia del pensamiento crítico, ya que son incapaces de criticar eso que tendría que ser también criticado.

Ante ese panorama, la esperanza quijotesca de Enrique Ganem convierte en hormigas a los molinos de viento.


Conclusión

La burla como método es un elemento fundamental para evitar que los adeptos aprendan más que fórmulas irreflexivas.


Referencias

Antecedente: Doctrina y Dogmas III
Continuación: Doctrina y Dogmas V

5 comentarios:

  1. En efecto, es un viejo problema que ha recibido poca atención. Pero no solo esta la cuestión de la burla, el intrusismo y el fraude. Sino la intolerancia hacia lo "magufo" haciendo la mezcla de que si uno cree en la parapsicología experimental (no la falsa parapsicología que promueven medios amarillistas como TVAzteca o Carlos Trejo) entonces forzosamente debe creer en la astrología, el tarot, los mantras, la geomancia, los vampiros o cualquier cosa que se les ocurra.. y esto esta representado en la dichosa tabla de los elementos irracionales. Por lo que ellos inmediatamente tienen un soporte imaginario donde si alguien se trata con herbolaría (sea un indígena que no tiene acceso a otros recursos) entonces este tío es un magufo y un charlatán tal como lo asegura Schwarz aunque sus intenciones sean buenas:

    http://charlatanes.blogspot.mx/2013/01/nueve-anos.html

    "Los charlatanes están allí, con las más diversas máscaras, honrados y pillastres, sinceros y farsantes, negociantes y voluntarios, movidos por nobles deseos o por bajos intereses, actuando por amor o por odio. Todos tienen un enemigo común y no es este blog: es el peligro de que la gente se informe, cuestione y se atreva a pensar críticamente sobre sus afirmaciones y sus acciones. Nada más. Y nada menos"

    Lo mejor de todo es que Schwarz se crea sus propios enemigos imaginarios, me gustaría pensar como un indígena tarahumara que no tiene acceso a la red, puede pensar en el blog de Schwarz como su enemigo.

    Aún así, el peligro de los seudoescépticos no solo se da a nivel ideológico sino lo que llamamos racismo cultural. Los seudoescépticos son la muestra perfecta de este tipo de racismo donde ellos se asumen como superiores (aunque no explicitamente), los otros son magufos irracionales charltánes o simples estúpidos "que no merecen la menor atención". Se me ocurre que estan cometiendo el mismo error que en la Alemania Nazi cuando justificaban el holismo biocultural, o como cuando Stalin malinterpreto las ideas de Carlos Marx, o cuando el libre mercado ha hecho malas interpretaciones de los escritos de Adan Smith, la similitud es sorprendente por que los seudoescépticos han malinterpretado los textos de Sagan, Bunge, y Kurtz. Se han convertido en una doctrina in namovible que incide en las políticas de educación (Círculo Escéptico en la ULLA o el Papa Escéptico y Martin Bonfil en la UAM-Iztapalapa), en el gobierno (como lo menciona Sánchez Oro, Oscar Iborra, o Manuel Carballal), y las empresas (toda la parnafernalia del Sense About Science).
    Así los seudoescépticos tendrían que responder no solo cargos de fraude sino de racismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corrección:

      Lo mejor de todo es que Schwarz se crea sus propios enemigos imaginarios, me gustaría pensar como un indígena tarahumara que no tiene acceso a la red, puede pensar en el blog de Schwarz como su enemigo.

      Debería decir:

      Lo mejor de todo es que Schwarz se crea sus propios enemigos imaginarios, me gustaría pensar como un indígena tarahumara que no tiene acceso a la red, puede pensar en la gente "informada" que dice Schwarz como su enemigo. Cuando la realidad es que Schwarz y sus séquitos son agentes de las desinformación.

      Eliminar
    2. Eso es porque como esa gente se cree paladin del pensamiento, seguramente deben ser enemigos de esos que, según ellos, no quieren pensar. Parte de su mundo armado a base de definiciones a modo, hipocresía e ignorancia.

      No se si el término racismo cultural sea exacto. Pero definitivamente son lo contrario de lo que predican: virulentos mentirosos y embaucadores con doctrinas falsas que no resisten 5 min de análisis. Por lo que vienen a quedar en el mismo nivel de los peores cultos que andan por ahí.

      Eliminar
  2. Solo falto poner este otro comentario:

    lacienciaysusdemonios.com/10-razones-para-no-creer-en/10-razones-para-no-creer-en-la-homeopatia/#comment-80212

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese lo dejé fuera porque pienso hacer un artículo para responder a este tipo, que pregunta si 6C está recomendado para patologías agudas o no tan agudas cuando el tema es la existencia de 6C, o simplemente "¿Por qué?" a un comentario que tiene varias afirmaciones sin especificar a cuál se refiere, pero se cree cientifiquísimo, muy fundamentado y exige respuestas claras a preguntas pueriles o vagas y ataca con ad hominems por no recibirlas, cuando seguramente sabe de la censura que ejerce su compinche.

      Eliminar