viernes, 30 de marzo de 2012

El Sacerdocio de la Ciencia I - El Evangelio Según Los Expertos

"Si el supuesto buscador de la verdad no está dispuesto a buscarla donde se puede hallarla, que es la experiencia, entonces bien puede dejarla sin descubrir; no puede encontrarla en las tablas de multiplicar"
Samuel Hahnemann


En más de una ocasión he sido cuestionado por la expresión "la religión de la ciencia". Los interesados en discutir el tema dicen que la ciencia es lo contrario de la religión y que tal idea no es sólo una contradicción de términos, sino una tontería simple y llana.

A continuación se analiza un importante caso para dar luz a tal discusión.


I - La Tesis de Un Divulgador Profesional

En esta entrevista de la revista Punto y Aparte, el divulgador Martín Bonfil responde:

P - ¿En lo esencial coincide con el ejercicio de un buen periodismo?

R - Por supuesto, aunque en el periodismo el rigor sería con los hechos, con la realidad, en el caso del divulgador el rigor al que está obligado no es tanto con los hechos en sí sino con la versión que presentan los expertos, pero es cierto no hay nada que los periodistas no hayan sabido desde antes en el campo de la divulgación.

Esta no es una interpretación tendenciosa de sus palabras o una expresión confusa por parte de Bonfil. Se confirma en otras de sus posiciones, por ejemplo esta respuesta sobre los transgénicos:

"Pero estrictamente es una polémica científica que está activa y por tanto todavía no se resuelve; para poder saber en realidad, tendremos que esperar a que surja un consenso científico."

 
"En resumen, la lección es clara: si bien la ciencia, en su complejidad y pluralidad, permite la discusión constante y nunca llega a verdades absolutas, el consenso científico representa el conocimiento más confiable con que contamos."

Entonces, se plantea que la opinión de los expertos es mucho más confiable que los hechos. Los ojos y la inteligencia propios sirven menos que atender la posición "oficial".


II - La Interpretación de la Tesis

Lo dicho por Bonfil nos recuerda lo que dice Brian Josephson, Premio Nobel de Física:

"En teoría, los científicos son de mente abierta, pero en la práctica hay una tendencia a identificarse con la posición oficial: "la conclusión a la que ha llegado la ciencia" concerniente a varias cosas."

El fundamento de esa confianza prácticamente ciega en la colectividad es que la colectividad dá seguridad. La coincidencia de muchas mentes es más confiable, dice Bonfil, que la individualidad. Lo que Bonfil nunca dice ( si es que lo ha pensado ) es dónde la seguridad se convierte en inercia y conservadurismo, y cómo evitar sus funestas consecuencias.

Lo que Bonfil predica a través de sus citas es una visión filosófica de derecha: una clase privilegiada ( los "expertos" ) cuya opinión debe prevalecer, incluso ante los hechos, en una negación directa del método científico y de la historia.

La anterior afirmación puede parecer escandalosa, pero es fácilmente demostrable. Por un lado, hay que repasar la definición de método científico:

"La principal característica que distingue al método científico de investigación de otros métodos de adquirir conocimiento es que los científicos buscan dejar a la realidad hablar por si misma"

Como se vé, la idea de Bonfil de que los hechos son secundarios a la opinión, es exactamente contraria a la filosofía del método científico.

Con respecto a la historia, el mismo Josephson ilustra el punto: 

"por otro lado, los científicos "sabían" que la hipótesis de Alfred Wegener sobre deriva continental era científicamente imposible. La idea fué ignorada por décadas a pesar de fuerte evidencia en su favor. Y el comité investigador de la Academia Francesa "sabía" , basado en una visión simplista de las órbitas en un campo gravitatorio, que los objetos no podían caer a la tierra del espacio exterior. Había que hallar otra explicación a reportes de meteoritos caídos, a veces aún tibios al tacto cuando eran hallados. Esa explicación fué que la gente había visto un rayo golpear una piedra, confundiendo el relámpago con un objeto en caída. El resultado de esta aplicación del método científico a reportes de testigos oculares fué que se removieron los meteoritos de muchos museos con base a no tener especial interés científico."




III - Las Consecuencias de la Tesis

Como se puede apreciar en el apartado anterior, la violación del espíritu de la ciencia y la ignorancia profesada de la historia no son asuntos menores.

Por un lado, se observa que la ciencia ha sufrido importantes retrocesos y retrasos como consecuencia de la visión conservadora que Bonfil promueve. En el caso de la deriva continental, pasaron 50 años para que se retomara la idea básica en la teoría de la tectónica de placas.

El caso de los meteoritos es aún más escandaloso y a la vez más apegado a la idea de Bonfil, ya que se trata de la deformación de los hechos para adecuarlos a una idea preconcebida. Cualquiera con una percepción más o menos razonable de la realidad sabe que es imposible confundir un rayo con la trayectoria de un objeto en caída, y sin embargo supuestos científicos postularon semejante "explicación", todo en aras de apegarse a "la versión que presentan los expertos".


Conclusión


La adherencia a la posición oficial es un fenómeno generalizado, contrario a la ciencia y que obstaculiza su avance.


Enlaces

Continuación: Los Herejes I
 

2 comentarios:

  1. Un gran error de muchos charlatanes ignorantes de ciencia es precisamente lo mostrado en esta entrada (y otras del mismo blog) para ellos la opinion de un cientifico es lo mismo que la ciencia.

    Un divulgador de ciencia, no es lo mismo que un cientifico, un divulgador no pude hacer lo que hacen los analfabetas periodistas de ciencia que al primer tarugo que se les presenta como cientifico experto le dan voz, sin siquiera contrastar sus opiniones con otro cientifico de la misma ádisciplina.

    Tal como ocurrio alguna vez en México cuando el periodista (no cientifico por cierto) Ricardo Rocha en su momento cometio la estupidez de entrevistar en su programa a un cientifico "experto" en el VIH, diciendo que el virus no existia.

    Resulto que el tal "experto" no se especializaba en virus sino mas bien en insectos. La comunidad cientifica mundial (o sea los miles de especialistas en virus, tienen evidencias de que si existe el virus del sida, solamente un grupo de "elegidos" no las quiere aceptar).

    Ahora lo realmente interesante aqui es que un buen divulgador no puede difundir como ciencia la opinion de un cientifico, pues la ciencia no es opinion, sino más bien evidencias, y esas evidencias si existen, pueden ser vistas por todos los cientificos del mundo, no hay ninguna razón para pensar que unicamente unos cuantos "privilegiados" las ven.

    Asi que si un cientifico dice alguna estupidez eso no es ciencia, eso es simple y sencillamente una estupidez, tal como ocurrio con el genetista y premio Nobel James Watson, cuando cometio la burrada de decir que los blancos son mas inteligentes que los negros, el era un experto en genetica, sin embargo mintio con respecto a eso, pues todavia hasta la fecha no hay ninguna evidencia que soporte la opinion de Watson.

    En aquel entonces la misma comunidad cientifica se encargó de señalar las estupideces de James watson como tales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "para ellos la opinion de un cientifico es lo mismo que la ciencia."

      La opinión del científico de marras no es sobre "la ciencia" sino sobre el comportamiento de la comunidad científica. Hay que leer las referencias.

      "Un divulgador de ciencia, no es lo mismo que un cientifico"

      Dice Martín Bonfil:

      "8. El derecho a ser reconocido como parte de la comunidad científica
      ...
      hace que el empeño de negarles el apellido “científico” se convierta en muestra de un talante mezquino o necio."

      O sea es Bonfil el que dice que un divulgador es científico. Discúteselo a él.

      Hay que leer sobre el asunto.

      Eliminar