viernes, 30 de agosto de 2013

La Feligresía de la Ciencia XI - Fundamentación Seudo-escéptica

En este comentario, un lector anónimo ( que luego se hace llamar Carlos ) hace un "análisis" de mis "características" como crítico:

"Rasgo A: La tendencia a atacar con argumentos ad Hominem cuando experimenta dificultades para respaldar con el razonamiento verdaderamente lógico sus puntos de vista.

Rasgo B: La tendencia a "catalogar" como pseudo-escépticos a los visitantes de este blog que no comparten sus puntos de vista, calificando sus argumentos como "síntomas típicos", "características distintivas" o cualquier otra expresión que deje listo al visitante para el etiquetado final.

Rasgo C: La ignorancia del método realmente científico.

Rasgo D: Acusar a sus oponentes del uso de recursos falaces que él mismo utiliza" 

Utilizaré este ejemplo y la discusión siguiente para analizar un poco más de las prácticas y características de los seguidores del seudo-escepticismo.


I - La forma usual

Como se puede notar de inmediato, el "análisis" de "Carlos" es la típica descalificación seudo-escéptica: parece un resumen pero es en realidad una platicada, sin ejemplos ni citas que soporten las posiciones. Incluso considera de innecesario a absurdo que se le solicite fundamento:

"(Con buena probabilidad Grr me solicitará que indique puntualmente los casos concretos que dan pie a mis señalamientos)"

Y cuando, según él, ofrece el soporte requerido, lo hace a la típica guisa de su religión:

"Respecto a lo que solicitas, sin problema. Comencemos con el soporte para el Rasgo A: tu último comentario. Hazme saber si requieres más ejemplos. En caso de que sea suficiente, pasaremos a los demás rasgos."

El cree que no tiene más que apuntar a algún lugar y decir que eso constituye su soporte, porque ni sabe ni entiende que un soporte requiere de citas contrastadas, explicaciones claras y en general un trabajo argumentativo que seguramente ve en este blog pero es incapaz de relacionar con sus intentos, mucho menos creer que es un requerimiento razonable, como lo expresa su cita de "anticipación" y  "preclaridad".


II - Hijo de tigre, pintito

A ningún lector de este blog debería sorprender tal comportamiento. Como se ha visto tiro por viaje, es el comportamiento rígidamente uniforme que los maestros del seudo-escepticismo enseñan a sus aprendices: afirmar cosas sin pruebas o respaldo, rodeándolas de cientifiquísimos golpes de pecho y promesas de ser muy escéptico y muy librepensador para impresionar a los más crédulos e incapaces, esos que luego vienen aquí a increparme por no ser un divulgador profesional y por tanto ser indigno de contrastar los dichos de sus maestros.

Y así tenemos casos como el de Enrique Ganem diciendo que el metanol no es venenoso o el de Schwarz insinuando sin atreverse a decirlo claramente que el DDT no es peligroso, o cualquier otro de la míriada de ejemplos de la ignorancia profesada de los cientifiquísimos esceptiquísimos presentados en este blog, todos y cada uno de ellos una platicada sin ningún soporte o referencia científica.

Con esa escuela, es inevitable y poco sorprendente que los más "audaces" y "escépticos" de sus alumnos se lancen sin temor a hacer papelazos como el citado en el apartado anterior, creyendo que nadie verá sus escupitajos al sentido común y la lectura de comprensión más básicos.


III - La motivación

Es obvio que la motivación de gente como "Carlos" es desacreditarme para poder entonces desacreditar lo presentado en mis artículos y así salvar su sistema de creencias.

Este es un gambito igualmente fundamental para el seudo-escepticismo. Mauricio-José Schwarz lo practica y enseña muy bien ( como se analiza en este y este artículos ) cuando habla sobre "matar al mensajero" aunque él se dedique continuamente a calumniar a quienes citan trabajos científicos arbitrados que contradicen sus dogmas, mientras se queja der víctima de ello cuando se contrastan sus platicadas sin fundamento con información científica también arbitrada, en la hipocresía típica de ese credo.

La locura del famoso "Carlos" estriba en que descalificarme a mí no desaparece los párrafos de artículos arbitrados cuidadosamente traducidos y citados a la letra. Ni desaparecen las citas de las aberraciones de sus maestros, contrastadas con fuentes serias para mostrar la mentira y la calumnia en forma fehaciente y clara.

La locura de "Carlos" es creer que si demuestra que no se nada de metodología experimental ( o de cuaquier otro tema, por muy básico que sea ), deja de existir un artículo arbitrado que dice:

"Conclusión: Usando un protocolo de citometría de flujo estrictamente estandarizado y un nuevo procedimiento de dilución/sucusión, hemos mostrado que bajas y altas diluciones de histamina inhiben regulación CD203c en basófilos estimulados con anti-IgE."

o se esfuma un correo que dice:

"De: "Madeleine Ennis"
Para: "'Homeopathic Educational Services (and Dana Ullman, MPH)'"
Asunto: RE: experimento homeopático de TV falla

Estoy bastante horrorizada por las cosas que Lionel estaba diciendo acerca de cómo la histamina fué producida. Eso no suena a buen método científico."

Y cuando "Carlos" se topa con una cita de uno de sus más insignes maestros que dice:

"Estaré encantado de saber si alguno de esos puntos es incorrecto o merece alguna puntualización. Su exactitud o no, fíjate, son cuestiones de hecho para cuya valoración no es precisa ninguna acreditación académica".

simplemente se hace que no la ve y continúa insistiendo en su tontera, segurísimo de que la salvación de su ideología es que yo sea un ignorante, y de que Randi es el invicto paladín de la ciencia si yo no sé nada de teoría de conjuntos.


IV - El modelo de demostración

Se puede argumentar ( y algunos, como Schwarz, lo han hecho ) que mi modelo es igual al de "Carlos": desacreditar al oponente como forma de validar mi posición.

Sin embargo, hay una diferencia fundamental, que cualquier lector normal puede observar: todas mis denuncias son contrastes entre lo dicho por los aludidos y citas de fuentes serias.

Los que se desacreditan y etiquetan como charlatanes y embaucadores son los que dicen lo contrario de artículos arbitrados, no yo por inventar que ellos deben saber de metodología de la investigación o teoría de conjuntos, o cualquier otra estupidez completamente arbitraria.

Y através de ser estrictamente riguroso con las fuentes de soporte y demostración, resulta irrelevante si yo sé o no cualquier otra cosa más allá del nivel normal de lectura de una persona normal.

Todo lo que se necesita en este blog es leer de una revista seria que Jacques Benveniste tenía un artículo con 300 citas y murió en 2004, y comparar con la cita de un embaucador que dice que Benveniste es un charlatán y sigue empeñado para ver dónde está la fundamentación seria y dónde la seudo-ciencia y la charlatanería.

Y claro, el corolario de ello ( y lo que más escozor causa a la gente con problemas cognoscitivos como "Carlos" ) es que semejante nivel de charlatanes y mentirosos no puede estar bien en prácticamente nada de lo que digan salvo por casualidad y no debería prestarseles ninguna atención.


V - Por sus frutos los conoceréis

Es evidente que el ejemplo de "Carlos" ( repetido por todos lados como se puede comprobar fácilmente ) muestra que la doctrina del seudo-escepticismo no produce más que ignorancia profesada y una exacerbación de problemas cognoscitivos probablemente ya anteriores.

En todos los casos vemos a aficionados que son incapaces de leer correctamente, tratan de no entender las cosas más simples y presentan una total falta de entendimiento de lo que es la ética pero una gran afinidad por la corrupción y la mentira, todo ello mientras sus maestros pontifican ( como lo hacía continuamente Enrique Ganem en su progama de radio ) sobre el papel de "la ciencia" como motor de progreso intelectual.

Progreso que nunca se nota en ninguno de sus adeptos más vocales.


Conclusión

Se confirman aspectos patológicos del seudo-escepticismo.


Referencias

2 comentarios:

  1. He leído algunas de las entradas de tu blog y encuentro material de valor en ellas. Sin embargo, el hecho de que taches a quienes opinan distinto a ti de seudoescépticos o defensores del 'establishment' en cuanto difieren de tus opiniones le resta objetividad y seriedad a tu trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es por que has entendido mal. Este blog tiene relativamente muy pocas opiniones y yo no me muevo a niveles donde la subjetividad juega un papel dominante.

      Cuando alguien responde a las montañas de evidencia de mentiras intencionales de Ganem diciendo que él, un notorio defensor del Establishment, "se equivoca y eso es tolerable y entendible", no es cuestión de opinión el calificarlos de defensores del Establishment. Es cosa de sentido común y lógica muy básica.

      Y si alguien está tan trastornado como para creer que esas montañas de evidencia de mentiras intencionales no son montañas de evidencia, no es cosa de opinión decir que tienen severos problemas cognoscitivos. Nuevamente es algo muy obvio.

      La seriedad se pierde cuando se cometen errores groseros y se falta al rigor. La objetividad se pierde cuando se toman elementos subjetivos como base.

      Si puedes señalar un punto en cualquiera de mis artículos donde tal cosa ha sucedido y ello ha desembocado en una mentira demostrable, hazlo con la cita y fundamentación adecuadas y me harás un gran favor.

      De lo contrario sólo estás haciendo lo mismo que tanto he criticado: lanzando acusaciones vagas y generales motivadas por tu propia incomodidad ideológica, producto de los dogmas que aquí se ponen en evidencia.

      De todas formas, gracias por leerme.

      Eliminar